ELIAS FERNANDO PERDOMO
0501-1990-05325
PATOLOGIA SISTÉMICA


INDICES HEMATIMÉTRICOS


Los índices hematimétricos son los parámetros que relacionan el índice de hematocrito, hemoglobina y número de eritrocitos o hematíes. Estos son el volumen corpuscular medio, la hemoglobina corpuscular media y la concentración de hemoglobina comparado con el hematocrito.


El volumen corpuscular medio
En el VCM se expresa el tamaño de los eritrocitos, es decir, el volumen que tiene un eritrocito por término medio.
Se determina por medio de los contadores electrónicos el valor directo de este índice y del número de eritrocitos para así calcular, a través de ellos, el valor de hematocrito. Sin embargo, por la técnica clásica, el cálculo es al revés, es decir, se divide el volumen globular comprendido en 1 mm3 de sangre entre el número de eritrocitos que hay en ese mismo volumen. Para ello se utiliza la formula:

VCM (fl) = hematocrito (l/l) / núm. eritrocitos.

El valor normal depende de la edad. Así será de 109.6 a 128.4 fl (femtolitros por hematíe) para el recién nacido, alcanzándose los 80 fl al año, y de 83 a 97 fl para el adulto.
Las causas del aumento del VCM viene determinadas por el déficit de ácido fólico o de vitamina B12; sin embargo, el origen de una disminución del VCM son las anemias microcíticas (ferropenias y talasemia). Hay que destacar que en la esferocitosis hereditaria o enfermedad de Minkowski-Chauffard, encontramos al VCM normal, a pesar de que los hematíes o eritrocitos se nos muestren microcíticos al microscopio.


La hemoglobina corpuscular media
La HCM hace referencia al contenido de la hemoglobina que, por término medio, hay en cada eritrocito (Hemoglobina/número de hematíes). Su cálculo se lleva a cabo dividiendo la cantidad de hemoglobina existente en un volumen de sangre por el número de eritrocitos que corresponden a ese mismo volumen, según se expresa en la fórmula:

HCM (picogramos, pg.) = hemoglobina (g/dl) /núm. hematíes/nl x 10


Sus valores normales cursan de 33 a 38 pg para el recién nacido, 27 pg. en el año de vida del niño, y de 27 a 31 pg. para el adulto; no obstante su interpretación clínica es de escaso valor práctico, puesto que depende del contenido hemoglobínico por unidad de volumen y del volumen de cada hematíe. Se considera una medida indirecta que coteja el VCM.


Concentración de hemoglobina corpuscular media
Corresponde al contenido medio o concentración de hemoglobina por unidad de volumen eritrocitario, es decir, comparado con el hematocrito. Esta concentración se calcula como:

CHCM (g/dl) = Hemoglobina (g/dl) / hematocrito (l/l).

Sus valores normales van de 29.7 a 33.5 gl /dl para el recién nacido, 34 g/dl para cuando alcanza el niño un año de vida, y de 32 a 36 g/dl para el adulto.
En cuanto a las posibles causas de aumento, Salvo que exista un error técnico del proceso u otro, no debería constar aumentos superiores a 38 g/dl.; sin embargo, en cuanto a las causas de disminución vienen dadas por estados propios de una hipocromía o anemia ferropénica. Asimismo, en las talasemias, el VCM se describe pequeño, existiendo un defecto cuantitativo de hemoglobina, por lo que la CHCM viene a ser normal.


Causas de la alteración en los valores hematimétricos:
Las posibles causas que alteran los valores o parámetros normales hematimétricos son:
  • La macrocitosis, originada por defectos de ácido fólico, de vitamina B12, enfermedades hepáticas, alcoholismo, etc.
  • La microcitosis que tiene su origen en anemias por falta de hierro y por talasemias.
  • La hipocromía coincidente con la microcitosis por carencia de hierro y las talasemias.
  • La hipercromía que surge junto a la microcitosis y por defectos de ácido fólico, de vitamina B12, enfermedades hepáticas, alcoholismo, y demás patologías.

Otras alteraciones eritrocíticas:
Desde el punto de vista al microscopio, lo hematíes pueden mostrar diversas alteraciones propias de padecimientos como:
Esquistocitosis. Los hematíes tienen formas desiguales, tales como de bastones, media luna, en forma de casco, con espinas, y demás formas. El origen se encuentra en enfermedades que afectan a los hematíes como la anemia hemolítica, propia de enfermedades autoinmunes.
Poiquilocitosis. Hematíes con forma de lágrima, surgiendo en ciertas anemias.
Eliptocitosis. Hematíes con forma elíptica a consecuencia de anemias o de una Eliptocitosis congénita.
Drepanocitosis. Hematíes en forma de hoz debida a enfermedades congénitas
Esferocitosis. Hematíes que abandonan la forma bicóncava por la de una esfera; Esto es debido a una alteración de la forma del hematíe por la lesión de ciertas sustancias necesarias, siendo esta patología de carácter hereditaria.
Presencia de eritroblastos con hematíes con núcleo, a causa de la aparición de nuevas formas recién salidas de la médula ósea. El origen se encuentra en anemias, hemorragias o rotura de hematíes (hemólisis) por circunstancias varias.
Leptocitos. Son células demacradas con unas grandes membranas celulares; propias de enfermedades crónicas debilitantes que originan un proceso anémico.
Estomatocitos. Son hematíes con forma oval hacia el centro, observantes en la estomatocitosis hereditaria del Alaska malamut y en enfermedades hepáticas.
Cuerpos de Howell-Jolly. Manchas nucleares propias de un estado anémico de procesos regenerativos o problemas en el bazo, en el caso de ser muchas
Cuerpos de Heinz. Estructuras que se encuentran en la membrana eritrocítica y que son consecuencia de desnaturalización de la hemoglobina originada por la acción oxidante de algunas sustancias químicas o drogas.

Referencia
http://www.mailxmail.com/curso-analisis-clinicos-rutina/indices-hematimetricos